Diseñé mi muñequita ADRIPPI, de dulce sonrisa y coletas en movimiento, en el año 2004, con una ilusión: vestir a niñas con diseños alegres y exclusivos; que no se tuvieran que tirar después de unos meses porque había perdido el color o roto; que sirvieran para jugar y correr, a un cumple o a visitar a los abuelos un domingo.

 

 

En 2012 reconvertí Adrippi ropa infantil en ADRIPPI ESCOLAR con:

  • babys infantiles
  • becas de graduación infantil (bequitas flor o bandas) y también para bachillerato y para universitarios
  • uniformes para maestras: estolas, pichis y batas.

Mi seña de identidad no ha cambiado.

Sigue prevaleciendo:

Los diseños alegres

La calidad de los tejidos

La comodidad

La atención personalizada

 

                                                                                                       -Agurtzane Benito-